¿CÓMO SABER CUÁL ES MI PROPÓSITO EN LA VIDA?

¿CÓMO SABER CUÁL ES MI PROPÓSITO EN LA VIDA?

En el caminar de la vida, muchos de nosotros nos encontramos buscando respuestas a preguntas profundas y significativas. Una de las preguntas más universales y trascendentales es: ¿Cuál es mi propósito en la vida? (Por cierto te recomiendo leer el libro Una vida con propósito de Rick Warren). Esta interrogante no es sólo una búsqueda existencial y terrenal, sino que también tiene raíces espirituales.

Ahora bien, para aquellos que siguen el camino de la fe cristiana, la búsqueda del propósito está intrínsecamente vinculada a la comprensión de la voluntad de Dios para sus vidas. Así que si alguna vez te has preguntado «¿Cómo saber cuál es mi propósito en la vida?», este artículo es para ti.

El propósito y Dios

En la cosmovisión cristiana el propósito de Dios para cada persona es un tema central. La Biblia nos enseña que cada individuo es creado a imagen de Dios y tiene un propósito único en Su plan divino. Descubrir este propósito requiere una conexión profunda con Dios a través de la oración, la meditación en Su Palabra y la búsqueda constante de Su voluntad (frecuentemente descrita también en la Biblia).

Ejemplos bíblicos como el llamado de Moisés en el monte Sinaí o el propósito de Jeremías de ser profeta desde antes de nacer, nos ilustran que Dios tiene un propósito específico para cada uno de nosotros. Así como Él guió a tantos personajes bíblicos, también guía nuestras vidas hoy si estamos dispuestos a escuchar y seguir Su dirección.

Propósito y profesión

La búsqueda del propósito no se limita al ámbito espiritual; también se extiende a nuestra vida académica. ¿Cómo podemos glorificar a Dios a través de nuestros estudios? El propósito en la vida académica no se trata simplemente de obtener buenas calificaciones sino de utilizar nuestros dones y talentos intelectuales para servir a Dios y a las personas.

Hagamos un ejercicio: Imaginemos a un estudiante de medicina que descubre su propósito al ver sus estudios como una oportunidad para sanar y aliviar el sufrimiento de aquellos que lo rodean. Al abrazar este propósito vemos que la educación se convierte en una herramienta para cumplir una misión trascendente de amor y compasión.

Propósito en lo personal

La vida personal también está impregnada de propósito. En nuestras relaciones, trabajos y actividades diarias, Dios nos llama a vivir con un propósito que refleje Su amor y gracia. Un ejemplo palpable es el propósito de ser un buen cónyuge, comprometido en amar y apoyar a la pareja, reflejando así la relación de Cristo con Su iglesia.

Al descubrir el propósito personal (y cómo se relaciona con quienes nos rodean) se cultivan relaciones significativas y se construye una vida basada en valores eternos. Esto no solo impacta nuestra felicidad personal, sino que también crea un ambiente donde otros pueden ver y experimentar el amor de Dios a través de nuestras acciones.

Propósito en el trabajo

Muchas personas pasan la mayor parte de sus vidas en el ámbito laboral. Descubrir el propósito en el trabajo va más allá de la búsqueda de éxito y estabilidad financiera. Se trata de ver el trabajo como una oportunidad para ser luz en un mundo oscuro, y ser de influencia positiva a colegas y clientes.

Un ejemplo podría ser el siguiente: Imagina el propósito de un empresario cristiano que ve su empresa como una plataforma para impactar positivamente en la sociedad. Y ¿cómo podría hacerlo? A través de prácticas comerciales éticas y el cuidado de sus empleados este empresario puede reflejar los valores del reino de Dios en el mundo empresarial.

Propósito en el servicio

El servicio desinteresado es una expresión tangible del propósito cristiano. Jesús mismo dijo que vino «no para ser servido, sino para servir» (Mateo 20:28). Encontrar propósito en el servicio implica mirar más allá de nuestras propias necesidades y enfocarnos en las necesidades de los demás.

Un ejemplo poderoso es el propósito de un voluntario que dedica su tiempo a trabajar en un refugio para personas sin hogar. Al hacerlo, no sólo satisface necesidades físicas, sino que también comparte el amor de Cristo de una manera tangible y práctica.

UN PROPÓSITO QUE TRASCIENDE

La búsqueda del propósito en la vida es un viaje que abarca todas las dimensiones de nuestra existencia. También pienso que a todos nos toma tiempos diferentes y eso está bien… Lo que debemos recordar es que ese propósito trascendente que tenemos implica una relación íntima con Dios, mientras que el propósito en la vida profesional, personal, laboral y de servicio se manifiesta a través de la dedicación de nuestros talentos y habilidades para glorificar a Dios y bendecir a los demás.

Al abrazar nuestro propósito designado por Dios experimentamos una plenitud que trasciende las circunstancias externas. En cada aspecto de la vida podemos reflejar la luz de Cristo y participar activamente en la expansión del Reino de Dios en la tierra. Que este viaje hacia el propósito sea un recordatorio constante de que nuestra vida tiene un significado eterno en el plan redentor de nuestro amoroso Creador: Jesús.

Comentarios

No hay comentarios aún. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *