ME DA VERGÜENZA COMPARTIR MI FE

ME DA VERGÜENZA COMPARTIR MI FE

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA COMPARTIR TU FE CUANDO PIENSAS: «ME DA VERGÜENZA COMPARTIR MI FE»

Compartir la fe en Jesús es una parte fundamental de la vida de un cristiano, pero para muchos la idea de hacerlo puede ser abrumadora y a menudo puede venir acompañada de vergüenza. La vergüenza puede ser un obstáculo significativo, pero la Biblia nos brinda consejos y ejemplos inspiradores para superar este sentimiento y cumplir con el mandato de compartir el evangelio. A continuación te compartiré algunas consideraciones prácticas para superar la vergüenza y ser testigos valientes de nuestra fe en Jesús.

1. Entiende que es un mandato bíblico

Para superar la vergüenza de compartir tu fe es importante recordar que Jesús nos ha comisionado a hacer discípulos en Mateo 28:19-20 (NTV):

Por lo tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Enseñen a los nuevos discípulos a obedecer todos los mandatos que les he dado. Y tengan por seguro esto: que estoy con ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos.

Comprender que evangelizar es una orden directa de Jesús nos brinda un propósito y una motivación más allá de nuestras propias preocupaciones.

2. Fortalece tu relación con Dios

La base de cualquier intento de compartir la fe en Jesús radica en tu relación con Dios. Cuanto más cercana y profunda sea tu relación con Él, más confianza y convicción tendrás al compartir tu fe. Efesios 3:16-17 (NTV) nos anima:

Pido en oración que, de sus gloriosos e inagotables recursos, los fortalezca con poder en el ser interior por medio de su Espíritu. Entonces Cristo habitará en el corazón de ustedes a medida que confíen en él. Echarán raíces profundas en el amor de Dios, y ellas los mantendrán fuertes.

Mantén una vida de oración, estudio de la Biblia y adoración constante para fortalecer tu relación con Dios, eso te capacitará para hablar con confianza de tu fe.

3. Prepara tu testimonio

Un testimonio personal es una herramienta poderosa para compartir la fe sin sentir vergüenza. La Biblia nos dice en 1 Pedro 3:15 (NTV):

En cambio, adoren a Cristo como el Señor de su vida. Si alguien les pregunta acerca de la esperanza que tienen como creyentes, estén siempre preparados para dar una explicación.

Preparar tu testimonio personal, enfocándote en cómo Cristo ha cambiado tu vida, te permitirá compartir tu fe de manera genuina y efectiva.

4. Aprende a escuchar

Compartir tu fe no se trata solo de hablar, sino también de escuchar. Escuchar atentamente a las personas te permitirá entender sus necesidades y preocupaciones. Santiago 1:19 (NTV) nos aconseja:

Mis amados hermanos, quiero que entiendan lo siguiente: todos ustedes deben ser rápidos para escuchar, lentos para hablar y lentos para enojarse.

Escuchar con empatía puede ayudar a establecer un puente hacia el corazón de aquellos a quienes deseas alcanzar.

5. Utiliza recursos y herramientas

No tienes que enfrentar el desafío de compartir tu fe solo. Hay una variedad de recursos y herramientas disponibles que pueden ayudarte a comunicar el mensaje del evangelio de manera efectiva. Ejemplos de estos recursos incluyen libros, folletos, videos y aplicaciones diseñadas para explicar el cristianismo de manera clara y convincente. Por eso hemos creado también cvclavozgo.com para ayudarte.

6. Comparte en el contexto de la amistad

Compartir tu fe a menudo es más efectivo cuando se hace en el contexto de relaciones personales. Cultiva amistades con personas que no conocen a Cristo y busca oportunidades para compartir tu fe de manera natural, en lugar de forzar conversaciones.

7. No tengas miedo del rechazo

¡A Jesús mismo lo rechazaron! ¿Crees que no te va a pasar a ti? El temor al rechazo es una de las razones principales detrás de la vergüenza de compartir la fe. Sin embargo, Jesús nos advierte en Lucas 9:26 (NTV):

Si alguien se avergüenza de mí y de mi mensaje, el Hijo del Hombre se avergonzará de esa persona cuando regrese en su gloria y en la gloria del Padre y de los santos ángeles.

Reconoce que el rechazo es una posibilidad, pero no dejes que el temor a ello te impida obedecer el mandato de Cristo.

8. Ora por oportunidades

Pide a Dios oportunidades para compartir tu fe. Colosenses 4:3-4 (NTV) dice:

Oren también por nosotros, para que Dios nos dé muchas oportunidades para hablar de su misterioso plan acerca de Cristo. Por eso estoy aquí en cadenas. Oren para que pueda proclamar ese mensaje con la claridad que debo hacerlo.

La oración puede abrir puertas y preparar corazones para recibir el mensaje del evangelio. ¿Oras por ello?

9. Comparte con amor y respeto

Cuando compartas tu fe, hazlo con amor y respeto. 1 Pedro 3:15 (NTV) menciona: «… Adoren a Cristo como el Señor de su vida…». El respeto por la libertad de elección de los demás es fundamental. No impongas tus creencias, mejor compártelas con amor y consideración.

10. Mantén la perspectiva eterna

Finalmente, recuerda la perspectiva eterna. La salvación de las almas es un asunto de importancia eterna. Mateo 10:32 (NTV) nos dice:

Todo aquel que me reconozca en público aquí en la tierra también lo reconoceré delante de mi Padre en el cielo.

Compartir tu fe es una oportunidad para ser un instrumento en las manos de Dios en la obra de la salvación.

¿COMENZAMOS HOY?

Superar la vergüenza de compartir tu fe en Jesús requiere confianza en Dios, preparación personal, escucha, recursos, amistad, valentía y amor. Siguiendo estos consejos prácticos y recordando que el evangelismo es un mandato bíblico, puedes vencer la vergüenza y convertirte en un valiente testigo de tu fe en Jesús cumpliendo la misión que Él nos ha encomendado.

Comentarios

No hay comentarios aún. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *